Bienvenido a mi página web!!

​Me llamo Malaika y soy de Barcelona, aunque parte de mi corazón está en Ibiza, Formentera e India. Estudié Educación Social con la ilusión de trabajar en proyectos que promovieran una estructura social que diera cabida a tod@s, que transformara, que impulsara sueños y CAMBIO. En algunos trabajos lo encontré y en otros no. La vida de un Educador Social puede llegar a ser muy diversa y muy peculiar. 

Si te inspira tu trabajo, nunca más vuelves a mirar la vida sin ojos de Educador Social y esto, en esta sociedad, te puede llevar a una profunda crisis de valores, de pensamientos, de ideas... Porque coexisten tantas realidades que superan la ficción.

 

Así fue para mi. Pasé por una profunda crisis laboral donde añoraba la imagen que dibujó mi cabeza sobre la realidad Social mientras estudiaba y en mis primeros años de profesión. Topé con una realidad piramidal que no me gustó, también con ideas o acciones en las que no creía y poco a poco esa ilusión de estar vinculada a esta profesión parecía que se apagaba. 

Fue ahí donde agarré los pinceles y me puse a pintar reconnectando con partes de mi que fueron tapadas por estudiar, trabajar... Y en esa misma época el destino me hizo madrina y sentí querer hacerle un regalo mágico a ser ser que estaba por llegar: ¡¡un cuento!!. En esa crisis también viajé sola 8 meses por Asia, y me di un tiempo, un espacio para pintar, para descubrir, para vivir la vida. Y en ese espacio, descubrí  que quería estudiar cómo hacer cuentos para poder así unir la Educación Social con el Arte y tal vez dar un poco más de color a esa esfera social. Y nació Nidari mi primer álbum ilustrado. 

 

Al trabajar como Educadora Social siempre sentí que las emociones y los sentimientos guiaban a muchas personas, las movían. Lo que vivimos, sentimos nos crea, nos hace. Todos guardamos mochilas, algunas más pesadas, otras más ligeras pero ¿cómo vivimos nuestras emociones? ¿dónde, cuándo y cómo aprendemos a canalizarlas? ¿es para todos igual? ¿qué referentes tenemos? ¿qué estructuras sociales apoyan o hunden las emociones? 

Para mi el arte en sus múltiples facetas es terapéutico,  transformador, nos nutre, nos inspira y nos conecta a nuestras emociones y sentimientos. Por este motivo siento de vital importancia promoverlo, visibilizarlo y usarlo como herramienta educativa tanto a nivel formal como no formal.